lunes, 15 de marzo de 2010

JAJA, que gracioso, esta en tetas

Pensado en este blog que intenta hacer reír, me puse a filosofar sobre Argentina y su humor, sobre todo de sus humoristas y bue…esto es lo que salió.
El humor argentino es básicamente picaresco y chabacano, seguramente Don Luís, el carniza del barrio, se murió de risa con el Negro Olmedo persiguiendo a Susana Traverso en bolas, pero no por que tiraban buenos gags o chistes sino por el hecho de decir “Mira el negro esta re alzado y persigue a la yegua esta. Ojala Norma tuviera ese ojete”.
Esa fue la piedra fundamental del humor argento, que se repitió en programas y películas (Todas las de Bañeros, Exterminator o los programas de la troupe Tinelli) en el cual el único sentido era poner una mina paños menores, quizás alguno disfrazado de trava y muchos, pero muchos, chistes de doble sentido (de esos que tira el tío medio en pedo en un asado, pero de la familia me ocuparé en otro momento)
También hay otra clase de cómicos, los que son llamados “contadores de chistes” son esos que no renuevan su repertorio desde la caída del muro de Berlín y que siempre van al programa de Mirtha para una gran “MESA DE CÓMICOS” y se la pasan todo el puto programa contando chistes como si fueran anécdotas: “Yo conozco un tío que era muy pedalin..”, “Eso me recuerda a un negro que vivía en Córdoba…”, “A un primo le paso que una vez…”, y que siempre, pero siempre, terminan con Chichilo Viale despeinándose y haciendo de borracho. ¡NOS TENES LOS HUEVOS AL PLATO CON EL BORRACHO CHICHILO!
Otra rama es el famoso teatro de revista (otra excusa para mostrar carne) donde con dos gatos de turno, un imitador de cuarta, tres bailarines y quizás algún mago, arman un espectáculo alrededor del “capocómico”, sépanlo decirle a una vedette “Como me ahogaría en esa zanja” no es ser un capocómico. Un punto importante de este genero son los nombres: “Lo que el turco se llevo”, “El pingüino justicialista”, “Patria sí, colonia no”, a lo que uno dice WAOW humor político, jugado, que se ríe del poder…MINGA son un par de micifuces moviéndole el conchero a los viejos valijeros de la primera fila.
Hay muy buenos humoristas en este país como es el caso de Capussotto, Alberti, Yayo (ahora que se alejo de los otros) y muchos que están en el under y además les recomiendo ver programas extranjeros como Mad tv o Kids in the hall.

9 comentarios:

  1. Capu es un genio, Casero esta totalemente sobrevalorado, es como que queda bien reirse de sus improvisaciones que de tan delirantes carecen de sentido y gracia, es mejor con libreto y actuando en algun papel dramatico, como en felicidades.
    La verdad preferio el humor directo y para nada pretencioso de Corona, a escuchar como balubucea el gordo sin entender una goma de lo que dice.

    ResponderEliminar
  2. jajaja
    tenes razón en lo que pusiste, pero no es solo el humor argentino el que necesita de mujeres en bola para que de ese modo sean cosiderados "humoristas", sino que Hollywood tambien se ha volcado a ese tipo de humor en los últimos tiempos (aclaro que yo tambien veo ese estilo de humor, pero llega un momento que es todo igual)
    saludos...

    ResponderEliminar
  3. Capusotto y Alberti unos genios, Yayo en particular no me gusta porque en general sino es a través de guasadas o palabrotas, no logra nada. A mi ni siquiera me da gracia que diga esas cosas pero en fin, gustos son gustos! Muy bueno tu blog, voy a seguir pasando.

    Un beso Martín

    ResponderEliminar
  4. JAJAJ capussotto es un grande! y odio el humor de revista,es siempre lo mismo ya :S besoo que sigas bien,te sigo

    ResponderEliminar
  5. Esos humoristas que aparecen en la mesa del que hace los cuentos de la cripta dan miedo: Son insoportables y no son graciosos.
    Capusotto y Alberti son de lo mejor que tenemos.
    Saludos.

    ResponderEliminar