miércoles, 3 de marzo de 2010

Las manos de Perón


Meditando seriamente sobre la vida, la flora, la fauna y los medicamentos vencidos se me cruzó por la cabeza las manos de Perón, ¿para que alguien pudiera querer las manos del general? ¿Tienen alguna utilidad o solo morbo? Entonces mientras contemplaba un jugo de naranja se ocurrió la siguiente escena que pudo haber sido posible.
Lugar: La casa de algún milico garca en San Isidro el 10 de junio de 1987
Personajes: Gorila y su esposa
G: Hola mi amor ya llegué, ¿a que no sabes que conseguí?
E: ¿Un helecho nuevo?
G: Nono, ¡LAS MANOS DEL GENERAL PERÓN!
E: ¡¡¡¡¿¿¿Qué???!!! Y para que carajo nos sirve las manos de un ex presidente muerto
G: De muchas cosas, podemos tirar ese centro de mesa con frutas secas que nos regaló tu mamá y poner las manos
E: Siempre metiéndote con el centro de mesa de mamá sino lo queres cambiar por un candelabro lo queres cambiar por las manos de Perón, me tenés harta, el centro de mesa se queda y tira las manos esas a la basura que van a empezar a largar olor
G: No, ni loco las tiro. Yo me las guardo, alguna ubicación le voy a encontrar, aunque sea para guardar las botellas de vino en la heladera o sino al lado de los enanos de jardín. Los vecinos se mueren si lo ven.
E: Pero no seas ridículo queres, bue... esta bien si queres quédatelas pero ponelas en un lugar donde no las vea que me dan asco, fueron tocadas por pobres.
G: Esta bien, por ahora las guardo en la mesita de luz…¿seguro no queres cambiar el centro de mesa?.

1 comentario: