jueves, 22 de septiembre de 2011

¿Che nos juntamos?


“Un amigo es una luz, brillando en la oscuridad”. Que tema pedorro, horrendo si me preguntan, pero no se me ocurría otra forma para comenzar este post sobre los amigos.
La relación que tengo con mis amigos es la normal que uno tiene con los suyos: Nos vemos cada muerte de obispo. Siempre pensamos en proyectos para hacer, organizamos salidas, comidas, reuniones que luego de un lustro siguen sin concretarse.
Todos sabemos que cuando decimos “Dale este viernes a la noche nos juntamos a comer” no lo vamos a hacer, es como una frase hecha sin sentido de los creadores “No sos vos , soy yo” o “No se preocupe, nosotros lo llamamos”. Muchas veces estamos tan convencidos de que no se va a concretar el encuentro que se organizan grandes epopeyas, total, todos sabemos que nadie se va a gastar en intentar realizarla.
Cuando finalmente, luego de varios meses de promesas, se produce la reunión salen a flote viejas anécdotas que ya fueron contadas más veces que el cuento de Caperucita pero que igual provocan grandes carcajadas. Me pregunto por que nunca nadie se preocupa en renovar el repertorio.
Uno de los puntos de reunión más común es el asado, con todo lo que eso implica. Organizar para comprar la carne, pan, carbón termina resultando una operación que ni la CIA envidiaría.
Lo peor de todo es que siempre hay alguien que no pone para los chorizos, uno que se dice estar a dieta y por eso no quiere poner demasiado dinero y otro que siempre, pero siempre, lo agarras a fin de mes aunque sea 10 de junio.
Es importante en todo grupo tener un asador. Confieso que no es lo mió, yo soy de los que se paran al lado del asador, con las manos en los bolsillos y comentan “Che se esta muriendo de frío ese asado”, en pocas palabras un hincha pelotas. Pero quiero resaltar al asador ya que sin el toda esta reunión sería en vano ya que con carne cruda y unos palitos no hay anécdota que levante la noche.
Acabo de mencionar la noche, y ese es otro tema aparte. No es fácil cuando se termina la secundaria ir a bares o boliches en grupos ya que es muy distinto tantos los horarios, gustos y el capital de los integrantes. Una vez que se logra decidir el norte hay que tratar de pasar la velada sin ser vomitado por un amigo, ni perderlo entre los pantalones de una señorita.
Gracias a estas salidas surgen los rótulos que se les ponen: Come gordas, bagallero, come viejas, robacunas, pirata, chamuyero,  borracho, y así miles (seguro que ustedes tienen alguien así).
Si vives en lugares donde la noche no explota y es casi un pueblo al mejor estilo familia Ingalls, es cuestión de tener ingenio. Hay muchas cosas que hacer con amigos a la madrugada como por ejemplo: Tirarle piedras a las ratas en un paso a nivel, incendiar bolsas de basura o correr carreras a cococho por Avenida Rivadavia (aunque esta última no la recomiendo en horas muy transitadas).
Podría seguir escribiendo sobre este tema o sus derivados pero no quiero aburrirlos así que solo voy a agregar ¿Alguien podría decirle a Pipo Gorosito que esos rulos ochentosos no van más?

SI HACEN PONEN "ME GUSTA" EN FACEBOOK SE GANAN UN FABULOSO TRITURADOR DE APIOS TRAÍDO DIRECTAMENTE DESDE SAMOA ORIENTAL.

16 comentarios:

  1. Tener una relación con un amigo, es como todo ralación, necesita cuidados, que estas dispuesto a dar, solo cuando las demás personas te interesan, y en tu relato, creo qe falta un poco...
    Es muy cierto eso de que cuando hablas con una persona qe hace mucho no contactas, siempre el surge eeel: cheee, nos juntamos a tomar unas birras?? y es claro que las dos personas saben qe nunca se van a juntar...
    Es algo socialmente estipulado!
    Muy entretenido !

    ResponderEliminar
  2. Justamente, para el día del amigo, organizamos todo para después mandarnos un sms a la tarde diciendo "al final quedó en la nada che"

    ResponderEliminar
  3. Y... siempre pasa que organizamos y no pasa ni mosca. Las mejores salidas, encuentros, juntadas, son las que no se organizan.

    ResponderEliminar
  4. Jajaj así son los mejor amigis ;) lo mejor consiste en verse casi nunca y cuando se ven hacer grandes encuentros...
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Me resultó entretenido, voy a seguir leyendo :B

    ResponderEliminar
  6. PASEMOS DEL DICHO AL HECHO,jaja!! Es verdad eso,creo que solo se reunen cuando lo dicen,cuando ya dijeron muchas veces, VAMOS A JUNTARNOS y nunca lo hicieron,o sino con amigos que extrañas demasiado,o con aquellos que viven cerca de casa ... Con los lejanos, nunca se puede lo digo por experiencia ):
    PD:al fín pude encontrar donde comentar,jeje besos!

    ResponderEliminar
  7. gracias por pasar por mi blog!
    me gusto mucho el tuyo!

    ResponderEliminar
  8. Siempre tiras buenas entradas che, no puedo dejar de leerte!
    Con lo de los amigos me pasa exactamente igual con el 'nos juntamos el sábado' o boludeces así.
    Sin duda me gusta tu blog y le mando me gusta a la página :3
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. http://cronicasdelcapitan.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Facebook? Corazón, yo le doy Google plus XD
    jajajajaj
    muy buena nota, gracias por levantarme el animo en la madrugada

    ResponderEliminar
  11. JAJAJAJAJAJ me mori, es muy cierto :P , buen blog.

    ResponderEliminar
  12. es muy bueno! me hiciste acordar a un profesor muy querido por mi, que siempre tira la justa...

    ResponderEliminar
  13. Hola!!!!
    Gracias por el comentario. Interesante reflexión.Muy bueno tu blog, yo estoy aprendiendo...
    Nos seguimos leyendo.

    ResponderEliminar
  14. "Organizar para comprar la carne, pan, carbón termina resultando una operación que ni la CIA envidiaría"... jajaj, me sentí muy identificada. Me gustó mucho lo que leí hasta ahora. seguiré leyendo.saludos!

    ResponderEliminar