lunes, 28 de mayo de 2012

Bellos y no tan vellos


La barba y el bigote es algo que grandes hombres de la humanidad como Dexter y Peter Griffin lo marcan como símbolo de rudeza, valentía y hombría (no notaron que esos dos capítulos son muy similares) así que si estos dos próceres norteamericanos lo exaltan por que yo no seguir sus enseñanzas y escribir algunas idioteces acerca de los vellos.
Desde que uno es chico los adultos nos enseñan que la gente con barba candado es garca. Creemos que es una fábula más como el hombre de la bolsa, el ratón Pérez o el gusanito del Ital Park pero cuando crece y ve a Feinmann en C5N se da cuenta que es la más pura realidad. Luego lo ve a Caruso Lombardi y ve que no solo son garcas sino que también son bufones.
En la historia de la humanidad a habido muchas barbas y bigotes celebres. Un caso celebre es el “bigotito” que usaban un genio que hacía reír como Charles Chaplin y el hijo de puta más grande de todos los tiempos como Adolf Hitler. Estos dos personajes que están en las antípodas pero que sus bigotes son idénticos podrían tirar abajo todos los estudios que se realizaron en la Universidad de Tafí Viejo sobre los distintos tipos de vello facial. Pero como tengo que rellenar caracteres omitiré este dato.
El “bigote facho” se le dice normalmente a todo pelo que este por encima del labio superior y se extienda a lo ancho del mismo. Normalmente esta acompañado por una gorra de policía, una pistola e ideas de represión y neoliberalismo. Es tan importante la trascendencia que tiene este bigote en estas personas que ni sacándoselos dejan de lado sus pensamientos de ultra derecha. Como le ocurrió a Mauricio Macri, que por más que Duran Barba le ordeno que se lo sacara el sigue siendo y pareciendo un hijo de puta (Que loco que Barba pida sacar un bigote, ¿no? No… bueno si, es una boludez).
La famosa “chivita” es aquella que utiliza gente que se la da por desaliñada o rebelde. Lo cual no esta nada mal pero este tipo de chivita en poder de gente calva y que cantan en pijama puede hacerle muy mal a los oídos de mucha gente.
Vengo pensando que desde el kirchnerismo tenemos que reemplantearnos urgentemente el tema de las patillas de Axel Kiciloff. ¿No son acaso muy de juventud PRO? ¿Acaso ese look setentoso no oculta algo? Las patillas se dejaron de usar haya por los años 70 a excepción del riojano (que más que patillas eran un sotobosque debajo de sus orejas) y todos sabemos que no tenemos buenos recuerdos.
Hay también quienes buscan un estilo personal y que rosa con la ridiculez pero que marcaron un hito en la antología belluda. Los casos de: Alfredo Palacios, Otto Von Bismarck, Lemmy Kilmister, Salvador Dalí o Aníbal Pachano (si ya se me fui al carajo al mezclar a Pachano, pero bueno, no me van a negar que esas eles que tiene no compiten entre las más estrafalarias).
Cerrare con un pensamiento para todos usted: “Cierto es que no hay que confiar en un hombre con barba candado. Pero más desconfía tú de una mujer con barba o bigote, sobre todo, desconfía de su sexo”.

6 comentarios:

  1. Jajajajaja por ese motivo es que no uso ni bigote,ni barba, ni patilla, para que no desconfíen de mi(?)Aaah no, cierto que soy mujer d:
    Muy buen post!!!!

    ResponderEliminar
  2. Esto de que postees tan seguido va a volverme creazy de felicidad xD. Con respecto a la entrada, muy buena,(Como de costumbre querido amigo) aunque no se si sentirme tocada o no con al ultima frase (joda).
    un beso, cuídese.

    ResponderEliminar
  3. Te dejo uno para que sumes a "Ladrones sueltoS" jajajajajaj
    http://www.facebook.com/photo.php?fbid=422122264476894&set=a.251153941573728.59861.251145341574588&type=1&theater

    ResponderEliminar
  4. Lo único que debería importar es que tanto en la escuela como en la vida laboral se termine la insistencia/exigencia de la afeitada perfecta.
    Gracias por las palabritas!

    ResponderEliminar
  5. jajaja muy bueno !! muy gracioso!!!!! gracias por pasarte por mi blog =D me en cantó la ondaa


    kisses

    ResponderEliminar
  6. Lo retwittearia pero no tengo twitter:
    "Desde que uno es chico los adultos nos enseñan que la gente con barba candado es garca. Creemos que es una fábula más como el hombre de la bolsa, el ratón Pérez o el gusanito del Ital Park pero cuando crece y ve a Feinmann en C5N se da cuenta que es la más pura realidad. Luego lo ve a Caruso Lombardi y ve que no solo son garcas sino que también son bufones."

    De paso te cuento, el otro día a un amigo le manotearon el ganzo en una estación de tren ofreciéndole un 'ratito de satisfacción' a cambio de nada, ¿qué otra cosa podía esperarse de una barba candado y un traje?

    Genial el blog, un beso enorme :) si encuentro cómo agregarte a favoritos lo hago, jaja

    ResponderEliminar