viernes, 19 de octubre de 2012

De que hablamos cuando hablamos de humor


Humor o humorismo (del latín: humor, -ōris) es definido como el modo de presentar, enjuiciar o comentar la realidad, resaltando el lado cómico, risueño o ridículo de las cosas.


Así define Wikipedia al humor ¿Qué? ¿No les convence? ¿Dudan de Wikipedia? ¿Jamás donaron dinero a ese paisano que aparece pidiendo limosna? ¿Qué hacen leyendo esto y no están cambiando la definición? POR FAVOR EL MUNDO ASÍ NUNCA VA A AVANZAR.
Muchas personas creen que el humor solo es contar por que la gallina cruzo la calle o que le dijo Jaimito a su abuela cuando se cayó al suelo. Si tienes entre 1 y 2 años o tienes un trabajo bien remunerado como reidor oficial de Sergio Gonal posiblemente te rías con esto y lo consideres gracioso ¿y sabes qué? Tienes razón, si te hace reír es humor. Ahora, deberías reemplantearte seriamente en qué momento desviaste el camino de tu vida.
Otras personas creen que el humor es pararse frente a un micrófono a contar que el otro día iba caminando por la calle y se puso a observar los distintos tipos de soretes de perro. ¿Acaso el análisis de los soretes es humor? CLARO QUE SÍ, que preguntas más estúpidas que están haciendo.
Qué tal si estas con un amigo y esta persona está sentada en una silla de madera que cede abruptamente como si fuera una de las Torres Gemelas al sentir el aleteo de un Pidgey salvaje, y cae al suelo provocándole rotura de cocsis y diversos astillamientos que traerán varios meses de dolorosa recuperación. ¿Es eso gracioso? Pues claro que sí, que puede ser más divertido que ver a otra persona haciendo el ridículo (sino como hace José María Listorti para estar tantos años en la tele).
Ya sé, usted señora que está buscando en Jumbo virtual cuanto esta el té verde (¿se dieron cuenta que los té tienen más colores que los Power Rangers?) no puede creer que alguien en internet se haya burlado de la caídas de las Torres Gemelas. Pero que persona insensible, cuanta maldad que hay, la juventud está perdiendo los valores. Tiene razón seguro una broma sobre una tragedia es mucho más desalmado que tener a tu criada en negro y pagándole chirolas. Cuanto mejor sería el mundo con gente como usted.
Horrorizarse con el humor negro es bastante hipócrita. Todos han hecho alguna vez algún chascarrillo sobre grandes tragedias como el holocausto, tsunami japonés, temporadas de huracanes en CNN o el Racing de Mostaza Merlo. ¿Eres un hijo de puta? La respuesta es: Posiblemente. Pero no por hacer esos chistes sino por quemar moscas en el microondas. El límite el humor negro esta en el contexto. No es lo mismo hacer contar como se hace para meter 100 judíos en un Fiat 600 en un medio del cumpleaños 94 de la abuela Abira en la sociedad hebraica, que contárselo a tu novia a las 3.45 de la mañana, tirado en tu cama y bastante bebido (el problema es porque estas contándole chistes a tu novia en vez de estar haciendo algo más útil como germinar porotos).
Lo cierto es que me tire todo un post y no llegue a ninguna conclusión. Como no tengo más ganas de indagar lo dejamos en: Si te reis es humor. Si es humor es feliz. Y con este slogan te vendo 3 millones de copias de libros de autoayuda ¡En tu cara Ari Paluch! Ah… ¿quieren saber cómo entran 100 judíos en un Fiat 600? Bueno pues muy simple… Uh, perdón. Se conecto la abuela Abira, así que mejor me callo y averígüenlo por su cuenta.

5 comentarios:

  1. Dada las circunstancias de la vida, estoy acá(? asi que quiero comentar que me abriste los ojos, diste un giro 360 a mi vida al darme cuenta cuanta razón tenes con los tes! Y ¿el chiste de los judíos? No seas garca y contá como haces! Jajajaja. Sos capo. Un beso :)

    ResponderEliminar
  2. La puta madre! Ahora me quedo con la duda de los judíos y la de Jaimito y su abuela!

    ResponderEliminar
  3. Yo me reí. A mi por lo general Twitter me aviva mucho el humor negro, creo que saca un poco, lo peor de mi, pero me río de eso y esta bueno.

    Gracias por el saludo! :)

    ResponderEliminar