lunes, 5 de noviembre de 2012

Las rarezas de los raros


¿Raro? Raro tenes el orto. Así se llamaba un viejo disco de Flemita (que era lo mismo que Flema pero en diminutivo), pero me lleva a pensar en que es ser raro para la sociedad de hoy en día.
Si una persona no tiene ciertos aspectos o hábitos comienza a estar más desubicado en la vida que Caruso Lombardi en el Camp Nou. Es histórico que si no se tiene unos abdominales como los de Maravilla Martínez (y tampoco le llena la cara de dedos a Chávez Jr) comienza la paranoia y la compulsión por, entre otras cosas, ir al gimnasio. El gimnasio es de esos lugares que compite mano a mano como los antros más grandes de vanidad y que fueron creados para torturar a la raza humana que es la única que es capaz de crear aparatos y ejercicios para agotarse y generarse dolores musculares. ¿O cuando vieron ustedes un antílope haciendo spinning? ¿O una Jirafa comprándose el AB-Energizer? Y lo peor es que nunca se logra los resultados que uno espera (a no ser que tomen más papusa que Lebrón James en la previa a una final de NBA) por que todo es cuestión de genética. Y sino que se los explique Troy Mclure.
Salgamos por un rato de la parte estética. Es un regla que si no tienes noche no sos humano sino que serías algo más bajo que un Morlock. La juventud se rige por un alcoholímetro: Cuanto más fuerte sea tú cirrosis más popular eres. Las personas hoy se jactan de cuantos baldes de vomito llenaron, así que si tu solo dices: “Yo solo me tome una esperidina” automáticamente serás ajusticiado y empalado en la plaza del pueblo.
Pero no solo para seguir al grueso de la sociedad hay reglas, también en los subgrupos y de ahí se forman las tribus urbanas (y no hablo de ese horrendo tema que hicieron los Auténticos Decadentes junto a Fidel Nadal para pegar en los boliches. Por dios ¿se acuerdan de cuando Fidel cantaba “Gente que no”? como una persona se puede degenerar tanto con el paso de los años… Bueno mejor vuelvo al post). A continuación un listado de requisitos para pertenecer a distintas tribus realizado por la Universidad de Lavallol.
Punk: Debes tener al menos 5 amigos que tengan su propia banda ramonera.
Hippie: Tienes que comprar ropa en el shopping pero creer que el fumar porro te hace anti.
Emo: Un mínimo de 15 tajos en los brazos realizados con cartas Magic.
Otaku: Al menos una vez tienes que disfrazarte de Krillin.
Nerd: Realizar 50 comentarios en Taringa y conocer a todos los miembros de Microsoft.
Cumbiero: Tener 20 historias de cárcel, aunque jamás hayas ni pasado por la puerta de una comisaria.
Facho: Asistir a las marchas que realiza el PRO.
Fletero: Tener un camión para transportar cosas.
Wookie: Ser amigo de Han Solo.
Magio: No llamarse Homero (Solo se admite uno y ya está Homero Archundia)
Bueno es así como hasta para ser “distinto” se necesita ser “idéntico”. Ahora que lo pienso no tengo ningún amigo con una banda ramonera así que voy a tener que cambiarme mi nombre ¿Michael Jackson ya lo habrá usado alguien?

6 comentarios:

  1. ajajaja, me hizo reír lo de ser magio! ajaja
    eso de ser "raro" porque no se sigue las reglas locas de la adolescencia por suerte es temporal!
    y a medida que creces, lo que opinen de uno va a dejar de importar!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno tu blog maestro...te invito a darte una vuelta por un espacio dedicado a Monica Vitti la gran actriz Italiana. Saludos
    http://ohmonicavitti.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno. Me hace acordar a Pomelo. Idolo del rock jaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. muy buen post, en algo me hizo acordar al tema "raro" de el cuarteto de nos ^^.
    aunque creo que eso de tu crítica contra los gimnasios puede que describa un poco tu apariencia física. Ojo: yo en mi vida pisé uno, pero es sólo una suposición mía que, al hablar tan mal de ellos, fuiste a hacer fieros, no seguiste por falta de voluntad, y terminaste diciendo "es una cuestión de genética" XDDD
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. A mí siempre me quieren llevar al gimnasio, pero me parece aburrido, y además no me importa mi estética. Si es por mi salud, prefiero caminar.

    ¡Y lo del alcoholímetro estuvo genial! No entiendo a mucha gente de mi edad que encuentra divertido terminar tendidos en el suelo vomitando y sin acordarse de su nombre. Me divierto con otras cosas, que algunos consideran "extrañas", y sé que ellos piensan que yo pierdo el tiempo, pero no voy a cambiar porque se les da la gana xD

    Salu2

    ResponderEliminar