miércoles, 9 de octubre de 2013

Teoria: Arriba de los 22º es imposible deprimirse

Aunque por momentos no parezca estamos en primavera, la mejor etapa del año porque es el inicio de las temperaturas elevadas, esa época donde se puede salir cómodamente a la calle sin tener que ponerse más cosas encima que Iron Man y uno se enamora al menos diez veces por cuadra. El frío queda atrás y con este cambio de estación voy a desarrollar una teoría que vengo sosteniendo hace años y es  que por encima de los 22 grados centígrados es imposible deprimirse.
Se puede tener miles de problemas: acabas de perder el trabajo, tu novia te dejo, tu vieja te echo de la casa, tu perro mordió y murió de rabia, Marley está en la televisión y Guillermo Burdisso esta en tu equipo. Son motivos que llevan a indefectiblemente a apuntarse en la sien con una ballesta y disparar (¿No se usan más las ballestas?) ¿Pero qué pasa si estas mismas situaciones ocurren una noche de verano con 27 grados? Pues simple, TODO TE CHUPA UN HUEVO. Te sentas en la vereda a tomar helado de tramontana y escuchar The Offspring mientras que pensas que el trabajo no te gustaba, tu novia era una puta, que ahora no dependes más de tu vieja, que el perro se fue al cielo, el programa de Marley es gracioso y Burdisso… bueno eso sí que no cambia, pero vas a la cancha con más ánimo para putearlo.
Todas las canciones, poesías, relatos, películas, etc.  fueron concebidas en lugares fríos y oscuros. Si Tom Yorke se mudara al Caribe dejaría los balbuceos rivotrilizados y se pondría a cantar “Ojala que llueva café en el campo” con una camisa roja con flores amarillas mientras se bebe un coco.
Cada día aumenta más el numero de psicólogos, y no solo para personas sino también que hay chantapufis que dicen ser psicólogos para mascotas. Atienden todo tipo de animales desde perros hasta jirafas, MENOS A LAS AVES. ¿Por qué? Pues porque las aves son felices por que emigran en todos los inviernos hacia lares más cálidos y por eso nunca se deprimen y no hacen terapia.
Queridos lectores: Perdón por este párrafo que acaban de leer, es una completa idiotez tratar de fundamentar una teoría hablando de psicólogos de aves. Si por alguna casualidad cree que esto puede ser verdad corre por su cuenta el hecho de creerse esto. Atte: Un punk ignorante.
Así que bueno aquí les dejo mi teoría mientras yo seguiré feliz de la vida… un momento… ESTA LLOVIENDO. Bueno, es hora de ir a cargar el arma…. No lo puedo creer  a quien carajo se le ocurrió comprar al Burdisso malo.

12 comentarios:

  1. JAJAJAJAJAJAJA Muy bueno! De acuerdo, la temperatura elevada hace que todo nos chupe un huevo, y si, un helado lo cura todoo!! Pero el invierno! Y la huella en la escarcha, ese ruiedito que hace cuando vas caminando, el aliento que se ve en el aire!, Esas siestas fabulosas con frasadas mientras escuchas el viento, que quiere abrirte la ventana!, Esa ducha bien caliente y uno busca para finalmente irse a dormir, con mas frasadas que en la siesta! Y la bufanda? Y el gorro? Ese gorro que alguien tejió pensando en ese invierno, y que de vez en cuando lo encontras y lucís! Bueno, me gusta el invierno che... Pd: Aguante el olorcito a lluvia, ese olorcito que logran las primeras gotas chocando con la tierra, Fin.

    ResponderEliminar
  2. jajajaja se quedó pensando al final en lo de Burdisso.
    sí, eso es lo que está bueno de la primavera, por que hay un grado de calor y de pensamiento menor al del verano, que es cuando te pegoteás del calor, dependés de un ventilador y encima te das cuenta de que fin de año ya pasó.
    toda la puta vida igual.

    ResponderEliminar
  3. es verdad, Burdisso es un viaje de ida... y un boludo a cuerda que hace penales al pedo ja... el calor es lo mas! por eso el infierno está encantador.... salu2

    ResponderEliminar
  4. Suele pegarme al revés. Me agarra un humor de mierda que, usualmente, se calma con una buena birra en la vereda con mi perro. El tema es que uno no pude vivir a birra durante todo el verano... ¿O si?

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho el blog, gracias por invitarme a leerlo. A partir de ahora lo sigo :) Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Un heladito y The Offspring lo curan todo.
    " y Burdisso… bueno eso sí que no cambia, pero vas a la cancha con más ánimo para putearlo. " JAJAJA, esa parte me mató

    ResponderEliminar
  7. desaparezco un mes y ya cambias toda la decoración, quedo lindo che!
    ahora que viene el verano me voy a aprender la canción Ojala que llueva café en el campo, un helado, y estoy hecha, se necesita poco para estar bien XD

    ResponderEliminar
  8. Jajajajaja me cagué de risa, sos un capo! amo como escribis, imagino que tener una conversación con vos en persona debe ser de lo más interesante y entretenido. Y sí, es todo psicológico, relacionamos mucho los días de lluvia con los días de mierda y los días soleados con los días lindos. Buena entrada :)

    ResponderEliminar
  9. Debo decir que estoy totalmente de acuerdo. Si bien me ponen de mejor humor los días de 30° o más, concuerdo con los planteos. Y lo de las aves, impagable.

    (;

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja Genio! Muy buena argumentación primaverística, pero a mi del invierno no me sacás. Bueno, a lo mejor si yo viviera en otro lugar más al sur que Buenos Aires mi afirmación del principio tendría más sentido.

    Ante cualquier duda consulte a su médico.

    ResponderEliminar