jueves, 17 de octubre de 2013

Tiempo presente

Estas frente a la pc, celular, notebook o cualquier otro dispositivo en donde veas esta página. Estas en tu casa, en un ciber, en la calle. Solo, con tu hermano, con tu pareja, con tu madre, pero estas. Aquí y ahora en el presente, en este preciso momento que es único e irrepetible.
Como dije en el post anterior (Ver) me puse a ver Padre de familia y Brian Griffin dijo una frase que me dejo pensando (si ya sé lo que piensan, en vez de parafrasear a Rousseau, Foucault o Soldán tomo a un perro de un dibujo, pero bue es lo que hay):
 “¿Hay algún momento en que estemos viviendo realmente el presente, sin que estemos recordando el pasado o pensando en el futuro?” 
 Soy una persona con diversos trastornos de ansiedad así que es frase me quedó dando vuelta en la cabeza ¿realmente vivimos el presente?
Uno siempre está pensando en las cosas que hizo, ya sea bien o mal, recordándolas una y otra vez sabiendo que no se pueden repetir y mucho menos cambiar. Ya paso, se vivió, se paso excelente o pésimo pero la vida no es una novela de Thalía que se repite todos los veranos por Canal 9. No podemos volver al barrio de nuestra infancia que dejamos a varios kilómetros, a decirle a esa persona lo que nunca dijiste o a modificar el error que se cometió. Lo peor es que pasamos el presente pensando en eso y en el pasado gastamos el anterior presente pensando en cosas mucho más antiguas y así sucesivamente va avanzando la línea temporal.
¿Y hacía adelante?  Planeamos, soñamos, modificamos, nos asustamos y volvemos a planear.  Pero es imposible vivir algo que no es real, que no existe, que no paso. El futuro es como creer en una. Algo que creemos que está ahí, que es cierto, pero que en realidad no más real que los Annunakis, el chupa cabras o el ratón Pérez. Es una fabula que nos vamos creando y que nos hace cambiar la visión del presente, ¿y si el mundo se acaba dentro de un minuto? Todo lo que planeaste habrá sido tan falso como la ideología peronista de De Narváez. La verdad no está más allá de la siguiente baldosa que vas a pisar.
No sé a qué vino todo esto pero mi ansiedad me llevo a tener que postearlo hoy y no esperar una semana como hago habitualmente. Saben, la ansiedad es como ese amigo que siempre te rompe las bolas con que llegues temprano, vayas a tal lado, que no te olvides las cosas. No sé porque se lo banca tanto pero ahí está, eso es la ansiedad.
Así que voy dejando esto pensando en dejar alguna frase con un poco más de vuelo intelectual que una sacada de Seth McFarlane. No malgasten su presente leyendo esto, pueden estar chateando, jugando al Ludo Matic, haciendo galletas de jengibre y recuerden que como decía Divididos en su canción “Un alegre en este infierno”:

"Futuros y pasados te roban el presente".

5 comentarios:

  1. como no va a estar alegre Mollo si está con Natalia Oreiro... un hijo de puta...

    ResponderEliminar
  2. Solo no hay que pensar. Cuando descubrás cómo, sin drogas muy fuertes, me avisas pelase. Como cuesta vivir.

    ResponderEliminar
  3. es que vos lo exageras mucho punk, relajate, todo en su justa medida, hay que pensar un poco en el pasado para no volver a cometer los mismos errores, (como engancharte con los mismo perdedores en mi caso) y pensar en el futuro que quiero para mi, aunque sea con quien ver el partido del domingo, el conjunto de eso forman las acciones del presente.
    que lindo texto hice, me emociono!

    ResponderEliminar
  4. A veces cuando pienso mucho en el futuro o en el pasado me empieza a doler la cabeza, es como si se cruzaran lineas de tiempos paralelas y me volaran la cabeza. es mejor drogarse y a pensar en otra cosa.
    cuando entré a tu blog lo dejé ahí quietito y abrí otras cosas, empezó a sonar una música muy gay y estuve segundos preguntándome qué coraja había abierto y recordé que era tu blog. jajajaja besitos

    ResponderEliminar
  5. Qué buena entrada, me gusta mucho cómo escribís. Es muy cierto todo lo que planteás. A veces pensamos demasiado en el pasado y en el futuro, y no logramos disfrutar lo que estamos viviendo en ese preciso momento. Supongo que tengo suerte de poder decir que amo estar bajo la lluvia y que me dé el viento en la cara mientras escucho música, sin pensar en nada más que en lo que está sucediendo en ese instante.
    Te voy a estar leyendo.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar