sábado, 26 de octubre de 2013

Un punk en el lejano oeste

Estoy parado mirándolo fijamente. Ninguno de los dos respiras,  las palpitaciones se aumentan, el silencio se escucha y el aire se corta con un cuchillo. Polvo, se le levanta polvo, más polvo, demasiado polvo… pero la puta madre ya se me irritaron los ojos, estas calles de tierra no me dejan mirar tranquilo a una gallina cruzar la calle. Y bueno, esto es el lejano oeste.
Vivir en el conurbano, más precisamente en Ituzaingó sur (no puedo precisar más datos para que no me venga a buscar la NASA) tiene varias particulares que alguien que goce del lujo y el glamour de Monte Carlo o Paris no sabría apreciar, como tomar una pantalla de LED gigante donde se muestra al Chaqueño Palavecino como un avance tecnológico y cultural para la sociedad.
Volviendo al primer párrafo usted se estará preguntando ¿Qué carajo fue eso del polvo y la gallina, acaso es zoofilico? Pues bien comenzaré a explicarles.
Estamos en el año 2013 y todavía hay calles de tierra. Sí la mismas que debe haber transitado la carreta del virrey Sobremonte para llevarse el tesoro de la aduana, hoy las carretas del vendedor de “Sandía calada y colorada” levantan el polvo. Algunos vecinos ingeniosos tratan de armar su propio asfalto con chapas, pero solo logran aumentar el mito de que abajo viven unas criaturas que nunca vieron la luz del sol… pero tienen techo de chapas.
En cuanto a la gallina, aún hay gente que se despierta con el canto del gallo al alba. Bah en realidad no se si se despiertan pero que las gallinas gritan más que la hinchada de Vélez es seguro. Además de que durante el día se pasean libremente a la vista de todos los vecinos que por fin sabemos por qué la gallina cruzó la calle: Para cagar en la vereda de enfrente. Igual hay algunas gallinas que corren peor suerte y son las que pueden capturar los macumberos. Una vez pase por su casa en pleno ritual y era algo muy similar al carnaval carioca, con la diferencia de que había una señora que gateaba con la espalda dando al piso, gritos  en dialecticos inentendibles y un bigote que sale a golpear la puerta y hacer cuernitos.  No sé si logran algo con sus hechizos pero deben ver muchas películas porque siempre dejan sus pochoclos tirados en la vereda.
Como en todas partes del mundo hay lugares “privilegiados” y otros “olvidados”. A medida que te adentras en Ituzaingó y te vas alejando de Castelar y acercando más a Padua las cambian las calles, las casas, desaparecen los carteles que indican las calles que son reemplazados por… nada, perdete por boludo. Lo bueno es que chetos, hipster, indies y fanáticos de Salta la banca (ah no, esos son los mismo que chetos) quedan al norte y en el sur podemos vivir seguros y felices.

Así es la vida en el oeste y me siento orgulloso de haber hecho este post sin caer en el lugar común de decir “en el oeste esta el agite” porque es algo muy trilla… La puta madre ya lo dije. Perdón, la cague.

5 comentarios:

  1. ajajaja me hiciste reír con lo de macumberos.
    No quiero parecer paranoica, pero en este post no hay un mensaje subliminal para que tus fanáticas te vayan a buscar a Ituzaingó? espero que no, porque me pondría celosa :P
    y volviendo a tu oeste perdido en algún lugar, tendrá calles de tierra, pero te salvas de las modas de la ciudad... o no te salvas nada! vos sos un punk!! sos parte de una tribu urbana, y estas orgulloso de serlo, admitilo!

    ResponderEliminar
  2. cuando veo una calle de tierra me enojo... pero no por snob, sino porque no puedo entender como existen todavía estando en el 2013... si lo pienso existen tantas cosas que no deberían que bueno, una calle de tierra no es nada...

    me gusta ir al oeste a pasear (y bue....a blogs freaks, lectores freaks)... San Justo, seguir al mini shopping de Catán... de ahí a Morón... vuelta por Rivadavia, en fin, me gusta la zona... el otro día conocí Hurlingham por primera vez y me dió esa especie de melancolía... Ituzaingó es parecido?

    salu2 de un hombre ni cheto ni nada.... del sur...



    una vez escuché y estoy de acuerdo, que si Nirvana fuera una banda argentina, hubiese sido del oeste...

    ResponderEliminar
  3. "por fin sabemos por qué la gallina cruzó la calle: Para cagar en la vereda de enfrente. Igual hay algunas gallinas que corren peor suerte y son las que pueden capturar los macumberos."
    JAJAJAJJAJAJ amo cómo te expresás. Aguante vivir en el Conurbano (?)

    ResponderEliminar
  4. O las de todas esas bandas de las que las nenas de ahora son fanáticas, que salen de Disney Channel y esos... Ayer me crucé en un Yenny a una piba de no mas de 12 años que le decía a la madre: "Si no me compras la biografía "NO" autorizada de One Direction, no me voy de acá" Yo creo que primero debería aprender a leer para el colegio.
    Che, los chicos de salta la banca viven a cuadras de mi casa, y sacando el publico careta que tienen, son buena gente y no se la creen ni a ganchos, el bajón es que ahora que están un poquito comerciales gracias a la radio y la tele piensan que son bandas mas del montón, pero ellos no se sienten ni a palos así y se sienten del under aunque sin querer ya no lo son, ja.

    ResponderEliminar
  5. pero la puta que te parió, para hablar de hinchadas chicas hablá de Los Andes o de los villeros de Chacarita.
    me hiciste reir con lo de los pochoclos, jajaja. pero con lo de la hinchada no, chau -.-

    ResponderEliminar