miércoles, 20 de noviembre de 2013

Mejor no hablar de ciertas cosas

El dialogo, la comunicación es fundamental para las relaciones humanas, para el avance de la civilización, pero apartados de todo eso estamos los que vivimos en sótanos húmedos y oscuros no tenemos ganas de hablar con la gente.
Uno de los lugares más frecuentes donde me rompen las bolas con conversaciones que a uno no le interesan y no quiere tener es en los transportes públicos. Viajar en tren o colectivo tiene que ser un momento de reflexión, de encontrarse con uno mismo y no que cualquiera piense que por sentarse al lado tuyo es tu amigo del alma. Por más que lleves auriculares puestos siempre esta la señora que empieza con las quejas sobre el país con diálogos como el siguiente:
Señora que rompe las bolas: “Menos mal que renunció Moreno. Era un patotero y un soberbio que nos decía que no me dejaba entrar al país el repuesto para la computadora. Ojala que atrás de el se vaya la ladrona de Cristina y el pelotudo de su hijo que crían vagos”
Al que le rompen las pelotas: “Señora, tengo los auriculares puestos. Tome escuche, esta sonando Bulldog. Si yo quisiera estar escuchando el palabrerío barato de una cacelolera egoísta estaría escuchando el programa de Tenembaum. Si estoy escuchando Bulldog es porque quiero estar tranquilo con música así que cállese o búsquese un asiento con otra vieja que acaba de salir de la peluquería como usted.”
Ahí lo ven. No me interesan sus opiniones sobre política, fútbol, economía, agronomía o alfarería, no lo conozco y no tengo por que hacerlo así que no trate de ser simpático.
No solo están los que quieren expresar sus puntos de vista a cualquiera que vea sino que están los que te cuentan su vida, lo cual es mucho menos interesantes porque es un desconocido hablando de otros desconocidos que hicieron cosas con gente mucho más desconocida. Voy al supermercado y  que esta adelante mio en la fila empieza con su perorata:
Tipo que esta comprando un paquete de azúcar: “Tengo una hija que vive en México. Se mudo alla hace diez años por que había conocido a un chico que trabajaba en una fabrica de zapatos. Al final resulto que no era una fabrica de zapatos sino el Cartel de Sinaloa y tenía una mansión en Cancún donde se reunía con enviados de Estados Unidos, Francia, de todo el mundo para repartir la droga. El hecho es que mi hija se fue con el hace como dos años y viene para acá solo para las fiestas…”
El aburrido en la fila: “Aja… (mientras tanto pienso) este tipo se me colgó hablando y encima la fila no se mueve más. Solo vine a comprar un paquete de 3D y hace 20 minutos que estoy acá parado fumándome al plomo este que me habla de las hijas. Como 30 hijas y todas viven afuera, porque  no se lo habrán llevado a el. ¿habrá empezado el partido de los Mavericks? Tengo sed, quiero agua. Que buen culo tiene la que atiende…”
No tengo cara de Lía Salgado, no me cuente su vida. Es más interesante saber como se compone químicamente un malvón que saber que le pasa a tu familia.
Estos casos no solo abarcan a los desconocidos. Los problemas de tus amigos también pueden resultar densos e insoportables. Cuando estas una tarde tranquilo jugando a la Play Station  y tu amigo empieza con sus problemas personales y  pienso:
 “¿Por qué carajo me cuenta esto a mí? Yo no puedo solucionar que su abuela este muerta, ni que tuviera las esferas del dragón. ¿Qué le digo? No voy a caer en la obiviedad de decirle que tenga fuerza, que es un bajón, no sirven para nada. Es más, ni siquiera conocía a su abuela. ¡Pero la puta madre me hizo un gol!”

9 comentarios:

  1. No solo están los que quieren expresar sus puntos de vista a cualquiera que vea sino que están los que te cuentan su vida, lo cual es mucho menos interesantes porque es un desconocido hablando de otros desconocidos que hicieron cosas con gente mucho más desconocida.
    JAJAJAJ. tal cual maestro.

    ResponderEliminar
  2. Creo que debe ser un mal de la gente mayor, que no tienen un pedo que hacer. Lo peor es que en este país no se puede hablar de nada que no caiga en el doble sentido, siempre queda colgando una frase desubicada como "La mía también es grande"...silencio...incomodidad...eso en colombia no pasa. jaj muy buen post.

    ResponderEliminar
  3. Se trata de gente que por lo general se queja de los que escuchan cumbia sin auricular, como si sus peroratas familiares y/o quejas indignadas fuesen menos molestas que Adrian y los Dados Negros remixado. Lo ideal es contestar o acotar una grosería, tal cual lo propone Esteban, pero en mi caso suelo expresar mi disgusto con la mirada.

    Por otra parte, y ya en tren del divague, me imaginé un encuentro entre tus dos ejemplos, alabando la renuncia de Moreno para que el suegro del narco pueda entrar la falopa sin trabas

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJ me encanta tu manera de escribir capoo!
    Tambien estan los que van en los transportes publicos hablando por celular, y gente desdichada que no tiene auriculares para tapar conversaciones que podrian ser postergadas para cuando esten solos! como por ejemplo: "hola mi amorr! que comiste? ah y te pica el ojo,ah mira, a mi tambien" y la pmqtrmp que carajo me importa si te pica el ojo, el culo o lo que vas a preparar de cenar?!!
    Saludos!!
    Ah y genial la musica de tu blog!

    ResponderEliminar
  5. Por suerte casi no me pasa, se ve que voy por la vida con cara de pocos amigos y la gente no suele entablar conversaciones conmigo, no más que algún comentario del clima o de cuanto se esta tardando el bondi. Tal ve tenes cara de simpático (?)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. A mi hermana le pasa, siempre se le ponen a hablar JAJAJA creo qe por mi cara de orto nunca me hablan, proba sirve (?) Igual, estoy en desacuerdo con lo de los amigos, onda, supongo que parte de ser "amigo" es escucharlo, aun si eligió el peor momento para hacerlo, si no se lo dice a un amigo, a quien sino? Algunos necesitan apoyo, y lo buscan en ellos, los amigos.

    ResponderEliminar
  7. Me gustó tu texto, debe ser porque también soy blanco fácil a estas situaciones.
    A veces me pregunto: "¿Yo llegaré a viejo para esto?".
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. JAJAJAJA que genio! totalmente ciertooo. nunca falta el hijo de puta que cuando estas con auriculares te charla igual!
    te sigoo eu! nos estamos comentado :)

    ResponderEliminar
  9. Gran frase para el título, y es muy aplicable para varias situaciones.
    Te entiendo porque suelo ser la ortiva que detesta que le hablen en los viajes, pero no me pasa seguido la verdad. Quizas mi cara de culo los espanta, ni idea jaja.
    Un saludo!.

    ResponderEliminar