sábado, 9 de noviembre de 2013

Mujeres, amoríos y otros fracasos 2

Hace unas semanas atrás recibí un comentario de la señorita Nanni-li que decía: “si te dice que no, lo escribís acá así todos nos reímos” y recordé un antiguo post intitulado “Mujeres, amoríos y otros fracasos”, sumado a que releí por enésima vez mi biblia que es “Groucho y yo”  por Groucho Marx (cuantos links es un solo párrafo, hay más que en una convención de Legend of Zelda) decidí hacer una segunda parte de mis humillaciones amorosas.
Si bien nunca llegan ni a categoría “amorosa” ya que mueren antes de que pueda si quiere llegar a decirle mi segundo nombre. Una vez gracias a las redes sociales conocía a una señorita muy simpática, muy alegre, pero muy cheta, tan cheta que idolatraba a Babasonicos y a Onda Vaga, lo cual no se como no le provoco una embolia. Pero bueno ahí estaba yo siguiendo la corriente ya que, si bien jamás nos habíamos vistos las caras, escuchado la voz o si quiera haber pisado la misma baldosa, ella era muy halagadora. “Te quiero”, “me gustaría abrazarte” o “necesito verte” era parte de su repertorio de frases que era más motivador que el discurso de William Wallace. Luego de varios meses se dio la oportunidad de conocernos, pero tenía que ir a jugar de visitante, a territorio enemigo, al mismísimo averno, el barrio de Palermo. Ahí fue este Punk ignorante un día frío, con lluvia, caminando tratando de no vomitar de la repulsión que provoca caminar por la Avenida Santa Fé. Bueno la cuestión es cuando nos encontramos le ofrecí cubrirla con el paraguas y me saco cagando por que “ella no usaba paraguas”, quisimos ir a comer a un bar y me equivoque de dirección y me perdí, cuando lo encontramos esta cerrado, comí solo un mísero sanguche de milanesa al paso y me tuve que fumar un paseo por el Alto Palermo con ella contándome sobre sus infecciones urinales que la hacían ir al baño a cada rato. Pero bueno ¿Qué paso después de esa salida? Nunca más me volvió  a hablar ni volví a saber nada de ella.
Para mi las citas no son algo fácil de conseguir. Tengo un paladar más delicado que los hinchas de Independiente (bueno ya no lo tienen, aplauden a Menendez el paladar se les extirpo) y detesto cualquier tipo de infusión, bebida con gas y alcohol. Solo subsisto a base de agua dulce sin gasificar lo cual llevo a que una vez una chica me digiera: “¿Cómo haces para invitar a una mina a una cita si no tomas café ni gaseosa? Un pensamiento bastante extraño ya que el agua la voy a tomar solo yo, la otra persona si se quiere pedir  nafta con Mirinda es libre de hacerlo. No tengo la intención de crear una raza de monos superdesarrollados que necesiten del agua dulce para viv… Olviden lo que estoy diciendo. Aunque quizás esa sea una de las razones por la cual las citas nunca se concretan siempre se quedan en un:
Un punk ignorante: “Hey cuando esta libre para salir un día”
Chica negativa: “Esta semana estoy a full, seguro la semana que viene”.
La semana siguiente
Un punk ignorante: “Ahora que se desocupó, ¿nos vemos el viernes?”
Chica negativa: “Dale dale, seguro. Igual te confirmo el jueves”.
El jueves.
Un punk ignorante: “Che nos vemos mañana?”
Chica negativa: “…”
Fin.

Como periodista deportivo y enfermo del fútbol soy una persona que sabe sus prioridades: primero el fútbol, después los viejos y luego cualquier otro ser vivo. Ya he contado como he dejado a una mi ex que se encontraba enferma por ver jugar a Landon Donovan en el mundial (acá no va link porque esta en un concierto de ocarina, así que búsquenlo por ustedes mismos). Una vez estaba en la casa de una chica con la que salía, solos en su habitación, tirados en la cama y muy romántico digo: “¿me permitís usar tu notebook?”  El hecho es que termine poniendo el partido en su computadora, sufriendo por  que Italiano se comía 3 con Tristán Suarez y nos íbamos a la C, sin emitir palabras, casi al borde del colapso mientras ella, en la otra punta de la cama, buscaba entender que carajo había pasado con su plan romántico. 

19 comentarios:

  1. La Pasión ante todo. Después, después los demás. Es inevitable e inconsciente, que le vamo´hacer. Y si por ella, olvidamos unos momentitos al de al lado, y buee, "vos sabias como era esto" jajaj.
    Que bonito gesto fue el del paraguas :)

    ResponderEliminar
  2. nafta con mirinda. jajajaja y la verdad es que a mí me pasa lo mismo con la gente de esas zonas, más que nada siento una discriminación visual terrible cuando camino cpor ahí :P aunque es mutua.
    me parece que, por algunos post seguidos del amol, al que vive en el sótano lúgubre le picó el bichito de la falta de companía, :3 le mando un abrazito y una galletita!

    ResponderEliminar
  3. que tonta la chica que no quiso el paraguas. Yo lo quiero!!, la lluvia pasada se me dio vuelta como una media con el viento y se me quebraron las barrillas :( quien inventa esas cosas?
    si seguís con ese paladar exquisito, nunca vas a encontrar una chica para ver juntos los partidos del Bayern Munich :P

    ResponderEliminar
  4. leí tu comentario en "Deja vú...", vine a chusmear, concluyo que hice bien en pasar. Y llego a un post que habla de fracasos, pero que lleva el número 2. Aunque en principio parece un número bajo, me entusiasma leer gente que guarda fracasos como para enumerar. Bueno, más que me entusiasma, me identifica. Te sigo. Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Jajaja lindo blog, me hiciste reír.
    Suerte la próxima en el amor y en tu amado fútbol!
    Un Beso

    ResponderEliminar
  6. Pase ese tipo de experiencias, pero después te terminas dando cuenta que son ellos/as los pelotudos, así que uno no se pierde de nada. En cuestión al relato, soy hincha de Independiente... y en mi puta vida aplaudiría a Menendez, aclaro jajaja.
    Seguí en la búsqueda que ya vas a encontrar a la indicada. Y quien te dice, capaz le gusta el fútbol. Lo cual, sería un golazo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Te doy diez estrellas por la parte de "Mirinda con nafta" y "monos superdesarrollados".
    Las citas son una mierda. Siempre sudo como vaca agitada y digo pelotudeces por los nervios. La primera vez que salí con mi actual novio, le dije que era un pelotudo. Él no se acuerda casi nada de lo nervioso que estaba. Repito, son una mierda. Pero no encuentro muchas alternativas a eso. Bueno, criar gatos.
    Buscate alguna futbolera, si no, es para quilombo por lo que contás. Si cortás el momento "romántico" por el fútbol, yo te contestaría "Bueno, entonces andá a ponérsela a Queijeiro".

    ResponderEliminar
  8. En primer lugar...me encantó tu entrada...hasta pude sonreír al imaginar las escenas
    En segundo lugar...me gusta mirar fútbol...jugar no...fútbol no...es mucho el desgaste que tendría que hacer y no va conmigo
    Tercer lugar....recuerdo una cita...solo bailamos sin decirnos nada y estuvo bueno...claro que tampoco hubo besos y no se si me hubiera gustado que hubiera...ahora pienso así...
    Me gustó
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Jajaja ya debe gustarte el fútbol eh, a ver si un balón te abraza en la cama tan cálidamente como alguien :p

    ResponderEliminar
  10. Amigoo, te entiendo perfectamente. Aún un problema de incompatibilidad en casi todo con las chetas, son la peor de las raza de mujeres para salir. Te recomiendo emborracharte bien y e ir a los bifes, de lo contrario te encontrarás sumido en una pesadilla incomoda y eterna. Te sigo man!!!

    ResponderEliminar
  11. " tan cheta que idolatraba a Babasonicos y a Onda Vaga, lo cual no se como no le provoco una embolia" jajajaja que genio! la verdad es que es muy distinto conocer a alguien por chat a que conocerlo en persona, a veces por chat flasheas muchas cosas que en la realidad no. Creo que es muy fácil fingir ser otra persona virtualmente hablando, y muy fácil es también cortar el rostro. A veces la ficha te cae cuando terminas conociendo a esa persona en la vida real. Ojo que no hay que generalizar, siempre hay minorías que hacen la excepción.

    Suerte para la próxima,capo! de seguro encuentres a alguien que valga la pena,todo lo bueno tarda en llegar.

    ResponderEliminar
  12. Antes que nada, me reí mucho con tu entrada. esa forma tan especial de contarlo, con alegría quizás a pesar de la pena de los amorios desafortunados. Lindo blog, besitos

    ResponderEliminar
  13. No es un método exacto pero discriminar minas por la música que escuchan puede salvarte la vida. O puede provocar que cometas un gran error.

    En otras palabras, nunca sabes qué pasará y estamos igual de jodidos.

    ResponderEliminar
  14. Y a veces parecemos nosotras las complicadas... hombres. Pero lo bueno de todas estas experiencias es que ya va a aparecer aquella que prefiera mirar fútbol y tomar cualquier cosa menos café o gaseosa con vos. Mientras tanto, intentar inculcarles ese agua vale la pena... ¿no?. Después de todo, esa chica va a ser de una zona de Buenos Aires que por ahí nunca te hayas imaginado.
    Yo en particular creo que en esos lugares me quedo ciega de por vida. A veces apenas sobrevivo al Unicenter de por acá cerca.
    Besos y mucho café.

    ResponderEliminar
  15. A decir verdad estaría bueno que sean los pibes los complicados, así yo en particular no me sentiría rara. Aguante el agua gasificada.

    Y con respecto a la última anécdota... yo hubiera hecho lo mismo pero en vez de un partido hubiese puesto una peli antigua.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. A mi entender no hay nada mas reciproco que ver en comodidad a la persona que te gusta o que estas conociendo tanto como para ponerse a ver un partido en tu habitación. (gustos son gustos, y formas de ser son formas de ser) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Después de hablarte de sus infecciones urinarias, raro que no hayas hablado mas.
    Te iba a preguntar si esta música que escucho y me alegro la noche es tuya, y si, recién me doy cuenta de la barra acá bajo, jeña.
    Y para acotar algo, me sentí identificada con lo de la conversación hipotética, yo digo que no puedo o no tengo tiempo, no porque no me interese el flaco, sino por paja o no tengo ganas y aparte me autoboicoteo, que eso es un tema aparte, pero nada, eso.
    Muy buena la radio, saludos

    ResponderEliminar