viernes, 3 de enero de 2014

Nada cambia

Este es el primer post del 2014 y me quede pensando en la idea de empezar a escribir seriamente sobre la realidad geopolítica en Kirguistan, porque ya saben, año nuevo vida nueva. Pero como no entiendo mucho el sentido de esa frase no lo voy a hacer así seguiré con lo mismo.
El cambiar de año es solo tirar el almanaque que tenias de un bosque de cerezos que dice “Supermercados Li-Huei” por otro de un bosque de cerezos pero desde otro ángulo y que dice “Supermercados Li-Huei, de reja celeste”. ¿Que pasaría si fuéramos como estos mismo chinos y el año comenzara el 31 de enero? Estarías tirado en la reposera frente el amar y te importaría muy poco comenzar una vida nueva.
Desde hace siglo la gente hace promesas para año nuevo que nunca cumple y que se acumulan como las guías telefónicas en algún lugar donde nadie las puede encontrar. El primero que se trazó un objetivo de fin de año fue Jesús que prometió que si para sus 34 años iba a todos sus trucos eran parte del marketing de su local, carpintería “El espíritu santo”, pero bueno sabemos que no llegó a cumplirlo.
 Es fácil proyectar algo y pensar que se tiene todo un año por delante, pero cuando te quieres dar cuanta ya estas comiendo vitel tone y viendo los goles de Lavecchia así que es tarde para bajar de peso, plantar un árbol o ser mejor persona.
¿Y que pasa si no quiero una vida nueva? No veo la necesidad de siempre querer cambiar la vida.; Sino tienes pareja, quieres una; Si tienes pareja, te quieres separar de la chica que era tu objetivo anterior; Sí estas desempleado, quieres un empleo; Sí tienes un empleo, quieres otro donde no tengas que bancarte al jefe al cual le rogaste empleo el año pasado; Sí Somoza juega en tu equipo… Bueno a ese no lo quieres en ningún año.
La gente quiere cambios constantemente. Estamos en una sociedad de “cambio feroz” (podría ser un titular de Tn). Los cambios suelen ser aterradores, ¿o acaso no vieron como le quedo la cara a Nicky Jones después del cambio? Así que piensa en Nicky antes de pedir un cambio y, sobretodo, antes de usar pirotecnia así aprendes que debes alejar la cara de los cohetes.
El hecho es que empezó el 2014, muchos habrán trazado objetivos, habrán pedido deseos al ver un globo, habrán pedidos deseos sobre El Globo ó realizado promesas cuando estaban ya copeteados luego de 5 sidras. Pero nada de eso importa ya que este es el año del mundial y todo lo demás es secundario.

4 comentarios:

  1. hace unos días me enseñaron a pedir deseos cuando se ve un globo en el cielo, y no necesariamente se trata de cambiar, a veces es sobre mejorar, se piden por personas que queremos, por ejemplo que se cuidan cuando están enfermas! y aunque cualquier cambio genere miedo porque trae situaciones desconocidas, no veo mal los cambios, esta bueno cambiar, siempre lo hacemos y es lo único que nos permite no quedarnos estancados en un pozo.
    besos punk!

    ResponderEliminar
  2. Coincido con el comentario de arriba. Es curioso como "el cambio" provoca más miedo que "permanecer siempre igual".. No sé, me parece más temible (y más triste) esto último. Más que esperar que el 2014 traiga algo, mejor habrá que sorprender a este nuevo año :P
    Pequeñas palabras nomás
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Aunque como dicen arriba es triste estar siempre igual, asusta el cambio. Bueno, también lo dijeron. La cosa es que uno piensa que tiene tan largo trecho para hacer esas x cosas que nunca se da cuenta cuando ya se pasó de largo, porque en el fondo creemos que vienen muchos más.
    La ley de todo a último momento.
    Yo en lo personal tengo tantas cosas para hacer que quiero hacer pero que no me animo o dejo para después, y como decís todo esto del palabrerío es al pedo, porque siempre que se planean las cosas suelen salir, y digo sutilmente, como el orto.
    O no salen.
    Pero esos especiales de música de Crónica deben prometerse ser peores cada año.
    Y lo cumplen, ¿no?.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. para cuando el próximo post señor punk ignorante? hace desde el 3 de enero que no me río de sus ocurrencias!

    ResponderEliminar