jueves, 31 de agosto de 2017

Casual conversations

Cientos, quizás miles, de personas nos cruzamos a diario. Con los ojos pegados en sus celulares, escuchando música, viendo vidrieras, trabajando o  lo que sea que quieran hacer pro nos las cruzamos. Y ahí estamos nosotros, como individuos que buscamos con más ansiedad que ansias alguien con quien compartir.
Compartir. Esa palabra que utilizaban las maestras jardineras en horribles canciones para que le demos la mitad de nuestro alfajor a algún odioso compañero. Compañero ¿Qué es un compañero? En una reunión del PJ podrán utilizarla hasta que aparezca Madonna Quiroz a los tiros así que no creo que sea no creo que sea una acepción muy útil y no tengo ganas de buscar en Wikipedia.

Como leyeron en el párrafo anterior (si no lo hicieron todavía están a tiempo antes de que se autodestruya) no tenía ganas de buscar ni tampoco me interesa la definición. Simplemente se que en nuestra vida hay miles de momentos que queremos compartir con alguien más. Ya sea ese mueble nuevo que compraste, que te peleaste con tu novia, que te recibiste o solo querés hablar sobre que las teorías sobre el final de “Erase una vez en América” (¿para ustedes fue todo producto del opio?) nuestro ser pide a gritos la necesidad de que alguien más este allí con nosotros.

La rutina diaria nos lleva a pasar horas con gente que, si no es indeseable por lo menos son “poco interesantes”. Desde charlas en ascensores sobre el clima, madres que te cuentan sobre el colegio de sus hijos, tacheros fachos o tipos que hablan de cómo empató Belgrano. No nos interesa en absoluto. Pasamos por ahí con una mueca en los labios y una respuesta automático: “Ah sí, jeje”. En nuestra mente resuena el grito de Walter Nelson: “No se tiene que prender. Salí de ahí Maravilla”.

Queremos hablar de cosas más interesantes, charlas que den para algo más profundo. No digo que nos sentemos a discutir sobre filosofía pero… que mierda, SÍ ¿por qué no podemos discutir sobre filosofía en el trabajo? A veces pienso que cuanto más pensas más te apartas. Quizás sea más fácil entablar una conversación sobre las peleas en lo de Tinelli que sobre la inevitabilidad de la muerte y a donde vamos después. De hecho… sí, lo es ¿Quién querría hablar sobre la inevitabilidad de la muerte?

A veces solo queremos que alguien nos pregunte “¿Cómo estás?”. Pero no esa pregunta para salir del paso que te hace ese vecino que te cruzas en la calle y que no ves hace años pero que ambos saben que no le interesa un pito como estas. Sino esa persona que te lo pregunta de forma sincera y que sabes que al responder te sacas la pesada mascara que llevabas durante todo el día tratando de aparentar.

El ser humano necesita vivir en sociedad. Que sí, que la tranquilidad de la soledad de poder cagar con la puerta abierta se disfruta, pero al final necesitamos que allá alguien más para poder decirle lo bueno que se siente. Aunque en la tediosa rutina sea poca la gente con la cual compartir realmente buenos momentos lo más importante de todo es ¿Fue toda una alucinación de Noodles en el fumadero de opio? Porque todo este post es una excusa para hablar sobre el final de Erase una vez en América.

11 comentarios:

  1. Una charla con mate en la cocina. Eso, o algo así. Filosofando ¿Por qué no?

    ResponderEliminar
  2. compartir,
    comulgar...
    es el rito más hermoso de la iglesia (car al menos)
    y sin embargo no lo hago, quizás por respeto a lo que ese rito significa.
    bueno, no lo hago en la iglesia (no puedo arrepentirme de mis pecados), porque al final es lo mismo cuando te juntás con unos amigos en la esquina y tomás un tetra.
    o cuando cenás con la familia en el cumple de tu sobrino, o simplemente compartís esa bebida asquerosa que los rioplatenses llaman mate.

    ahora, no son muchos...

    ResponderEliminar
  3. hola punki..si se de lo que hablas y es asi...necesitamos hablr de aquel mueble que nos compramos con alguein que le interes aquel mueble que te compraste....me pasa a diario el hola como estas y pasan de lago....y el hola como estas sinvcero de la persona que realmente quiere saber como estas se te keda parado esperando que le digas como estas...y ya estamos filosofando jajajja bueno que tengas buen dia
    besines SAU

    ResponderEliminar
  4. AHHHH los mates en la cocina...seeeee son los mejores y porque no con un puchito... jajaja

    ResponderEliminar
  5. Llego luego de haber pasado por el blog de f, que me llevó al de Eme Ce, que me trajo aquí.
    Muy buena entrada, y como arranca tiene relación con mi última pintura.
    https://frodorock.blogspot.com.ar/2017/08/la-tara-digital.html

    A partir de ahora, volveré.

    ResponderEliminar
  6. Este post me llega fuertemente en un día como hoy en que conversé con mi madre a un nivel que nunca lo había hecho..
    Y me encantó la canción de los Human League que me salió al entrar a tu blog!

    ResponderEliminar
  7. Respuestas
    1. Muy bien, acá boludeando en la madrugada ¿Que te pareció el final de Erase una vez en América?

      Eliminar