lunes, 9 de octubre de 2017

Zurück zum glück

La calma antes de la tormenta

Los recitales son ese pequeño trozo de felicidad que logramos sacarle a una vida que se esfuerza en escatimarlos.

He ido a menos recitales de lo que me hubiese gustado en mi vida. Ya saben ataques de pánico, reticencia a estar en lugares con mucha gente o falta de dinero. Además, me gusta el punk todos mis ídolos están muertos o retirados.

Por suerte mis gustos son más amplios (como se darán cuenta por la música que estarán escuchando) y he podido disfrutar de bandas como Stone Temple Pilots (lloro), New Order o el más reciente, y por el cual me motiva a escribir esta entrada, Die Toten Hosen (que sí, es punk. Dije que mis gustos se habían ampliado no que habían cambiado).

La ilusión que genera ir a ver un recital es como ir a una primera cita pero donde te salteas todas las preguntas de rutina como: “¿Trabajas o estudias?” “¿De qué signo sos?” o “¿Qué significó para vos el final de Evangelion?”… ¿Cómo? ¿Qué nadie habla del final de Evangelion en una cita? Perdón, es que mi experiencia es casi nula. Volvamos a lo que nos compete. Lo que quería explicar es esa sensación ilusionante de que algo hermoso va a ocurrir, algo que no vas a olvidar nunca… y termina ocurriendo.

El viaje, el hacer la fila, el entrar al recinto y ver un montón de gente que está ahí porque comparte la misma pasión con vos. Miles de personas que por un par de horas se vuelven una masa uniforme extasiada por la melodía. Todos estamos en estados de gracia. Todos somos felices, ya que los problemas se quedaron en la puerta.

Una de las preguntas que se me vienen a la cabeza siempre que veo ese gentío es ¿de donde salen? ¿Cómo hace New Order para llenar el Luna Park si en mi vida me cruce con una persona que conociese Blue Monday? ¿En qué cueva se esconden los fanáticos de los Hosen durante el resto del año? Que sí, que seguro yo debo conocer gente con gustos musicales horribles y es cierto. Pero es la sensación de, por un momento, no sentirte tan solo. De que eso que creías que te hacía especial también lo es para un montón de otras personas y que, quizás y solo quizás, no estemos tan equivocados.

Las luces, las pantallas, el sonido, el telón, que movimiento hace cada integrante de la banda. Quiero estar al tanto de cada cosa que pase, que mis sentidos absorban todo y quede impregnado por siempre en mi memoria. Es por eso que no entiendo a quienes se pasan todo el show filmando. Es bueno tener una foto como recuerdo ¿pero de que sirve verlo a través de la pantalla de tu celular si lo puedes hacer sin intermediarios? Tendrás varios likes en las redes sociales cuando subas tu video pero a cambio de ese rato de popularidad perdiste la experiencia.

Termina el recital, empiezan las complicaciones para volver al hogar (sobretodo si vivís en un páramo alejado de la mano de Dios como quien les escribe), uno está cansado y quizás con algunos golpes que dolerán la mañana pero, con los ojos entrecerrados, busco repasar todo lo ocurrido buscando que nunca se borre de mi mente, al igual que la sonrisa que se dibuja en mi rostro.

7 comentarios:

  1. ese sentimiento que describís lo viví unas cuantas veces.
    quizás con mayor intensidad la primera vez que vi a caetano en el solís.
    pero si...
    comulgar con mil enfermitos gritando:
    "toca
    buitres
    y
    si muero hoy
    el cielo puedees peraaaaar"

    no tiene precio...

    ps: coincido en lo de las cámaras... recitales, vacaciones... se pierden en las fotos.

    ResponderEliminar
  2. ahhh bueno hay cosas o momentos en que solo vivirlo sirve para uno y que contarlo jamas sera iguallo si le muestras a alguien la foto del recital te dira que buena foto mientras se esta depilando...o sea...es un recuerdo para uno...supongo o sere muy odios

    besines punki
    SAU

    ResponderEliminar
  3. Blue Monday fue versionado por No lo soporto.

    ¿Que significó para vos el final de Evangelion?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por preguntar. Para mí el final de Evangelion significó la liberación de Shinji de todo su trauma, el reconocer que no tenía que agradarle a su padre ni a nadie para ser alguien. Pero no solo el, sino que Misato y Asuka también con sus problemas representaban la falta de personalidad del ser humano y como buscamos, de distintas maneras, la aceptación del otro antes de reconocernos como individuos. Podría seguir, pero se haría muy largo.

      Eliminar
  4. Hola Punki , yo pienso que una experiencia de esa clase no se olvida jamás , por que formará parte de un recuerdo que lo tendras siempre muy presente , yo una vez fui a ver a la " Unión " hace casi 14 años , y aparte de que estaban algo envejecidos , el ritmo y música y la buena onda que despredian bien me mereció la pena ir a ese concierto , y que por raro que parezca sólo he ido a 2 conciertos en mi vida , y uno de ellos fue este , el otro fue uno de los de los" Operación triunfo , rosa , david visbal , chenoa " te deseo una feliz noche saludos de flor .

    ResponderEliminar
  5. hola Gracias por la visita
    me gusta leerte

    ResponderEliminar
  6. Marea humana!! Jaja me encantan los recitales, pero ya no me metería en el medio, a esta altura los dolores duelen más... Creo que el último fue el de Megadeth, hace como 7 años... Pero más porque no me da el bolsillo que por otra cosa. Ahora les toca a mis hijos.


    ResponderEliminar